Es importante distinguir diferentes niveles de madurez de las personas que laboran en una empresa. Estos niveles determinan en gran medida la contribución que una persona realizará y por ende los resultados.

Hemos establecido 4 niveles que son determinados por 2 variables, la Voluntad y la Habilidad.

Niveles de madurez

  • Alta: Cuando la voluntad es alta y la habilidad también.
  • Media: Cuando la voluntad es baja y la habilidad alta
  • Baja: Cuando la voluntad es alta y la habilidad baja.
  • Muy baja: Cuando tanto la voluntad, como la habilidad son bajas.

 

Dependiendo el nivel de madurez debemos dirigir a la persona, para lograr que gradualmente todos lleguemos a Madurez Alta que es la que le interesa tanto a la empresa como al individuo.

 

Veamos que estilo de liderazgo requiere cada nivel de madurez:

Alta: El estilo de liderazgo es delegar, para que la persona pueda ejercer su capacidad y hacer contribuciones importantes a la empresa. Aquí la autonomía es indispensable.

Media: El estilo de liderazgo es persuadir, para que una persona que ha perdido el interés, pero que tiene conocimientos útiles, se pueda aprovechar. La persuasión busca levantar la voluntad, ya que con el paso del tiempo si la voluntad no se eleva es muy probable que también las habilidades se vuelvan obsoletos.

Baja: El estilo es capacitar y aprovechar toda la voluntad de la personas para que adquiera los conocimientos que requiere para llegar a nivel alto.

Muy baja: El estilo adecuado es determinar. Es decir, ordenar a la persona lo que debe ser hecho, como y cuando. Con este estilo se busca que la persona haga contribuciones y a través de ellas se le reconozca y pueda ir levantando su voluntad y así también su interés por aprender.