Liderazgo y desarrollo humano son dos caras de la misma moneda. El uno no puede existir sin el otro, y ninguna empresa del tamaño que sea, puede tener éxito si no se ocupa de estos aspectos tan imprescindibles dentro de la vida de una organización.

Liderazgo es la capacidad de un ser humano para:

1.- Involucrar a sus colaboradores.

2.- Liberar su potencial.

3.- Encauzar el potencial hacia meta.

El desarrollo humano tiene como finalidad el que cada individuo encuentre el camino para su continuo crecimiento, libre todo su potencial y logre su autorrealización. Los líderes son capaces y personas comprometidas que generan la energía y organización requiere para vencer los innumerables retos para alcanzar sus objetivos.

El empresario y las personas en las posiciones directivas deben profundizar sus conocimientos acerca de la naturaleza humana, para que puedan cumplir con el objetivo de su función y así poder engrandecer su empresa.